Viernes, 23 de Febrero de 2024 - Corrientes. Activos: 1193
 
 
Deportes
ARGENTINA: AGÓNICO EMPATE CON PARAGUAY Y OBLIGADA A GANARLE A BRASIL PARA IR A PARÍS
Redondo puso el 3-3 en el descuento en un partido de locos. Ahora, la Selección va obligada a la última fecha.
Una patriada. A lo Argentina. Sufrido, sin gozar, implorando el gol de la esperanza hasta el último suspiro. Con la sensación de que se podría haber liquidado el trámite en los primeros 15', pero suplicando una eternidad de tiempo de descuento. En Caracas, la Selección Sub 23 volvió a padecer su mandíbula floja -que la viene lamentando a lo largo del Preolímpico- y fueron las individualidades quienes lograron salvarla. Un 3-3 agónico ante Paraguay que pondrá al equipo de Javier Mascherano ante el desafío de ganarle a Brasil, el domingo, si desea un boleto hacia los Juegos Olímpicos.

De llevar el trámite al trotecito, a la desesperación por oler el pitido final cada vez más cerca. Luego de una muy buena primera mitad frente a Paraguay (2-2), Perú (2-0) y Chile (5-0), la Selección Argentina encadenó tres empates con sabor a derrota. Ante Uruguay, a pesar de ir ganando 3-1 a los 25'. Ante Venezuela, tras ir ganando 2-1 a los 95'. Y contra Paraguay, a quien vencía 1-0 a los 3'.

Para su segundo compromiso en el cuadrangular, Mascherano movió fichas, no solamente por la necesidad de reemplazar a Valentín Barco y Gonzalo Luján, expulsados vs. la Vinotinto, sino también por cuestiones tácticas. Apostó por un 4-3-3 en el que Federico Redondo, Equi Fernández y Cristian Medina se repartieron la mitad de la cancha, pero con el hombre de Argentinos Juniors como interior derecho y no como volante central. A su vez, Marco Di Césare reemplazó a Luján, mientras que Lucas Esquivel hizo lo propio en relación a Barco. Arriba, Solari, Castro y Thiago Almada.

La búsqueda de la Selección quedó plasmada en estos seis partidos: tenencia de la pelota, llegada con muchos hombres, presión en 3/4. Ser protagonistas. No obstante, no hubo tiempo, ni de intenciones ni de análisis. Los 22 futbolistas no se habían acomodado en el campo que la Argentina ya estaba ganando: a los 3', Medina encontró a Solari libre por el 2° palo y el extremo de River la mandó a guardar.

El control era total. La Selección logró una buena salida desde el arco, sorteando la presión rival, a la vez que supo recuperar rápido la pelota. Paraguay no tenía mucho que hacer ante una Argentina superior, de nivel semejante al de la primera ronda. Pero, una vez más, la imprevisibilidad hundió al equipo de Mascherano: un tiro libre de Diego Gómez, con destino de tribuna, pegó en la espalda de Santiago Castro, descolocó a Leandro Brey y decantó el 1-1.

Como boxeador al que le pegan un cross a la mandíbula, tambaleó. Dejó de dominar. Dejó de llegar con claridad. Dejó de encontrar a Almada entre líneas. Dejó escapar chances clarísimas en los pies de Castro. Fue cayendo y cayendo, hasta que llegó el 2-1 de Paraguay. Una genialidad de Diego Gómez terminó con Alan Núñez ganándole en velocidad a Thiago y venciendo la valla de Brey.

El Jefecito movió el banco. Había que reaccionar. Adentro Claudio Echeverri, Francisco González y, sobre todo, Luciano Gondou. El 9 del Bicho tuvo 15' muy buenos, entre los cuales generó una jugada de penal. Con el gol de Almada desde los 12 pasos y el 2-2 en el marcador, todavía había tiempo para la épica. Pero una mala salida de la Selección, con Almada como claro responsable, decantó el 3-2 de la Albirroja.

La posibilidad de la derrota y la caminata por la cornisa no hizo titubear a la Selección. No fue el funcionamiento la que la hizo salir adelante, sino el empuje y el orgullo de un grupo de futbolistas que ha demostrado estar a la altura. La individualidad, una vez más, prevaleció. En la última, Federico Redondo exigió al arquero Ángel González y la mandó a guardar. 3-3. Un puntito, más otro, dos.

Así, la Selección, que esperaba arribar a la última fecha con el pasaje en el bolsillo, deberá jugarse el todo por el todo contra Brasil. No será tarea fácil. Sobre todo, al tener en cuenta la jerarquía del rival que estará en frente, el turbulento andar de la Albiceleste en sus últimas presentaciones y la situación crítica en la que se encuentra la clasificación. El domingo, y a pesar de haber dirigido la Copa del Mundo Sub 20, Mascherano tendrá su más grande desafío como entrenador. A París. O a casa.


Viernes, 9 de febrero de 2024

 
 
 
 
Redacción: redaccion@minutocorrientes.com
San Lorenzo 1888  -  Corrientes  -  Argentina
03794 151515151515
Copyright ©2020  |  Minutocorrientes.com  |  Todos los derechos reservados